Un plato fuerte de costillas asadas puede ser ideal para nuestra cena navideña. Después de todo, hablamos de un trozo de carne que puede ser complementado de múltiples maneras, ya sea con arroz, papas o cualquier otro complemento que deseemos de cara a navidad.

costilla asada para navidad

Ingredientes

  • 2000 gramos de asado de costilla recortado (Dejamos una capa de grasa encima para el sabor)
  • 8 dientes de ajo grandes frescos rebanados por la mitad
  • Pimienta negra molida fresca
  • ½ cucharadita de sal blanca
  • ½ taza de vino blanco seco
  • 2 tazas de caldo de ternera

Preparación paso a paso

Usando un cuchillo, realizamos pequeños agujeros por toda la carne cruda, e insertamos una mitad de un diente de ajo fresco en estos agujeros. Cubrimos el asado y refrigeramos durante toda la noche.

Al día siguiente, retiramos el asado de nuestro refrigerador y descubrimos. Dejamos a temperatura ambiente por alrededor de 2 horas. Esto es importante para relajar las fibras de nuestra carne, algo que hará que el asado sea más jugoso y tierno.

Calentamos nuestro horno a cerca de 230 grados, dejando que el horno se precaliente durante 15 minutos.

Es turno de sazonar el asado con sólo una pequeña cantidad de sal, sin embargo, se recomienda el usar un montón de pimienta negra molida. Se recomienda solo usar esta mezcla, ya que cualquier otro tipo de especia le podría quitar el sabor a las costillas.

Colocamos el lado de la grasa sobre una cacerola, luego insertamos un termómetro de carne en el centro del asado, sin llegar a tocar algún hueso de la costilla. Debemos asar la carne de manera destapada a 230 grados por cerca de 20 minutos,

Después de este tiempo de cocción a fuego alto, reducimos el calor un poco y continuamos asando por cerca de una hora a una hora y 15 minutos o hasta que el termómetro de carne marque 60 grados.

Por otro lado se recomienda que nuestra costilla asada se retire un poco antes de lograr el grado de cocción recomendado, esto porque este tipo de carne seguirá aumentando su temperatura una vez que se retire del horno.

Cuando se retire nuestro asado del horno, se tiene que cubrir de manera holgadamente con papel de aluminio, para luego dejar que descanse. No se recomienda el cortar el asado por cerca de 20 minutos después de que se retire. Todo esto para que los jugos de la carne se concentren aún más en la preparación.

Mientras el asado descansa preparamos el jugo que se usara. Colocamos un recipiente en nuestra cocina a fuego alto. Añadimos el vino, el cual se cocinara por cerca de 10 minutos, revolviendo y raspando cualquier mancha marrón. Agregamos el caldo de carne, cocinamos y reducimos el jugo a la mitad. Añadimos sal y pimienta al gusto. Rebanamos el asado antes de servir y rociar con algo de jugo.